Día 17: Segundo, en Colombia, de la novena de Navidad

La finalidad de hoy, es combatir las frecuencias de vibración de la personalidad que nos distancian de la experiencia del conocimiento de quiénes somos.

Debido a ello, la lección de éste día, gira en torno a la práctica espiritual dentro de la naturalidad, lo sencillo y lo corriente.

Pero: cómo convertir éste propósito en algo real? Consiste en aprender a vivir con honestidad las cosas que sabemos son apropiadas para cada uno y nos nutren, haciendo al mismo tiempo a un lado, las opuestas que inflingen daño y nos perjudican.

Por lo anterior, tal vez lo más esencial es comprender la espiritualidad no desde un ángulo o punto de vista personalísimo sino desde el NOSOTROS…

1. Nosotros las piedras.

2. Nosotros las plantas.

3. Nosotros los animales.

4. Nosotros los humanos.

5. Nosotros la VIDA.

6. Nosotros el Planeta y la galaxia.

7. Nosotros el Espíritu.

Cada criatura constituye un agente activo en la existencia y esa es la causa para que, tanto nuestro hacer como nuestra actitud, nuestras emociones y pensamientos, es decir todo, sean un aporte a la multidimensionalidad.

No podemos considerar insignificante el mínimo acto, porque detrás de él, hay una intención, resultante de la emanación de mi SER. 

Somos entonces frecuencias vibracionales en un océano infinito de posibilidades en el holograma cuántico de la creación. La pregunta es: Estamos listos y, en simultánea, dispuestos a comunicar nuestro mensaje?

Siempre que estemos en consonancia con los ideales más elevados que concibamos, cada uno podrá emanar la más pura versión de sí, pero sólo en la medida que acepte participar de la sinfonía colectiva que integramos, como piezas de la partitura universal, en la que nos reconocemos escritos, para un determinado instrumento. Por ello, quien vive hoy lo que quiere ver en el mañana, es quien lo genera y, por ley de correspondencia, se hace afín con ello.

De manera que ha llegado la hora de tañer, en tu realidad fractal, recreando e innovando lo heredado para que el mundo sea la expresión, en lo corriente, de lo naturalmente sencillo. 

Esta es nuestra aportación individual, que no egoica, en la que todos cabemos y estamos llamados a participar desde el amor ágape.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: