Día 19: Cuarto, en Colombia, de la novena de Navidad y de la Corona de Adviento.

Es un día para vivir la fuerza y la potencia solar, nuestra esencia.

Detrás del mundo de la forma hay energía y detrás de la energía mente y, detrás de esta última Luz. Eso es lo que SOMOS: LUZ.

Gracias a esta VERDAD sabemos que el Ser se manifiesta como Conciencia Pura, es decir: Luz, mente, energía y forma.

Cuándo la forma o la proyección no puede canalizar la energía luminosa, lo que sucede es que colapsa. Para esto es preciso explicar que, desde la identificación o la personificación de la forma, el ego, gracias a la mente subconsciente, resultado de las experiencias personales, impide que podamos abrirnos a ser transformados por la luz.

Cada uno de nosotros somos la expresión individual de la misma y única Fuente Creadora y, por lo tanto, tenemos un potencial que manifestar. De manera que nos toca SER NOSOTROS MISMOS venciendo las inercias de las costumbres, los paradigmas, las ideologías y las doctrinas del miedo infundadas por lo egoico o la oscuridad de la sombra, proyectada por mis propias heridas.

Aprende a reconocer lo que sientes, como tú máxima autenticidad y atrévete a revelarlo, a vivirlo, ya que al ser una fuerza que te recorre en forma de energía, al mismo tiempo determina tu acción y se experimenta como la verdad que quieres vivir.

El tránsito de Plutón sobre Venus que atravesamos, impone cambiar lo que ya no sirve y, vivir desde lo que nos vincula, no desde lo que ocasiona separación y sufrimiento. Sólo con base en esta perspectiva conseguimos ser GENUINOS Y NATURALES, liberándonos de buscar quedar bien y parecer lo que no somos.

No obstante, es necesario precisar que las máscaras tienen un poder mágico. Por esta razón, en los pueblos ancestrales, con reconocimiento de lo chamánico o sabiduría heredada, descubrieron que cuando el ego no nos permite ser libres en la expresión de nuestro SER, a través del uso de máscaras y disfraces, es posible mover cambios en la psiquis. Es esta realidad la que explica por qué los sacerdotes y las sacerdotisas, utilizaban y lo siguen haciendo un ropaje de ceremonial, consagrado a un acto de magia o teurgia.

En conclusión no puedo identificarme con mi cuerpo físico que es ma manifestación de mi forma y menos aún con la mente subconsciente de la experimentación que es mi sombra y, jamás, con el adoctrinamiento que el ego quiere imponer. ESE NO SOY YO, pero sí es el disfraz, la máscara que ha decidido Fuente Original se presente ante mí para estremecer mis cimientos, dejar lo que tiene fundamento así como arrasar lo que no, para cumplir el propósito y no anclarme en el pasado. Me corresponde por tanto avanzar en mi camino de LUZ y darme cuenta que el proyecto de las sombras es para sembrar confusión y recoger tempestades.

Date cuenta del papel que desempeñamos en el escenario de la vida y vehiculizalo para que su función exclusiva sea servir a la causa de tu SER. Feliz cierre de preparación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: